xUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
el
hamster
Me gusta el hamster

Cuidados del hámster

Cuando adquirimos un hámster nos encontraremos ante muchas cuestiones a las que no tenemos respuesta. Pero ante todo no debemos de ponernos nerviosos por los cuidados de nuestro hámster, ya que son muy sencillos y con cariño le haremos a nuestra mascota un hogar donde pueda disfrutar con nosotros en familia.

Para empezar debemos de escoger un lugar de la casa donde nuestro animalito pueda estar feliz, tranquilo, se encuentre a una temperatura correcta, no haya corrientes de aire y existan unas condiciones higiénicas lo suficientemente aceptables para que no enferme. Lo siguiente será comprar una jaula adecuada para él, ya que ese será su lugar de hábito en el trascurso de su vida. Además será imprescindible disponer de un bebedero siempre lleno de agua donde podrá beber siempre que sea necesario.

Lo más importante para que nuestro hámster se encuentre sano y feliz es administrarle la comida en perfectas condiciones de salubridad así como mantener su jaula limpia. Además seguiremos pequeños hábitos diarios que nos ayudarán a descubrir cómo se encuentra y si es necesario una revisión al veterinario. Los factores a tener en cuenta para ello son:

El pelaje

El pelo de los hámsters en el caso de los de pelo largo debemos de cepillarlo muy a menudo para eliminar toda clase de gérmenes que haya podido contraer. Lo más correcto para su cepillado es hacerlo desde la mitad del cuerpo hacia la cabeza y desde la mitad del cuerpo hacia la cola. De este modo habremos cepillado completa y correctamente a nuestro hámster.

Las uñas

Son muy utilizadas y valiosas en los hámsters que se encuentran en libertad ya que gracias a ellas son capaces de excavar la tierra. Nuestra mascota no las utilizará para tal efecto, pero no por ello no hay que estar pendiente de su limpieza. Utilizando un cortaúñas podemos cortarte las uñas teniendo la precaución de no hacerle daño en ningún momento. Si no somos capaces lo mejor será llevarlo al veterinario para que él se lo haga.

Los dientes

Son la característica que hace a nuestra mascota una cara tan graciosa y divertida. En cualquier raza de hámster los dientes crecen toda la vida. Por ello es tan importante tener mucho cuidado con ellos, ya que si el tamaño de los dientes fuera muy grande impedirá al hámster poder comer alimento. Para cortárselo utilizaremos un cortaúñas de animales y poco a poco lo podremos ir cortando. Si no nos vemos capaces al igual que haríamos en el caso de las uñas lo podremos llevar a la clínica para que el especialista se los corte.

Peso

El peso es un factor importante a tener en cuenta que además nos puede ayudar a la hora de comprobar si nuestro hámster está enfermo, ya que en estos casos podemos notar una pérdida de peso notable. También su peso nos indicará si está en su peso correcto o por el contrario demasiado gordo. En ese caso tendremos que administrarle una dieta sana y saludable sin ningún tipo de excesos y si no lo tiene le incorporaremos en la jaula unos juegos como la rueda en la que puede ponerse en forma en pocos días.

Ahora que conocemos mejor en qué partes del hámster nos tenemos que fijar para su limpieza, pasamos a conocer cuáles son los pasos a seguir que deberíamos de hacer para conseguir un cuidado de nuestra mascota correcto:

  • Cada semana debemos de limpiar la jaula con agua caliente y realizaremos una renovación del sustrato.
  • Limpiaremos el rincón donde orina cada tres días más o menos.
  • Nos fijaremos de que no le faltan ramas frescas para roer.
  • Eliminaremos de su nido todo aquello que esté sucio, dejando lo que esté limpio para que cuando entre reconozca su hogar.

Una duda que les surge a muchos amos de hámster es si es recomendable o no bañarlo para quitarle la suciedad. La respuesta es que el hámster de por sí es un animal que le gusta mucho asearse por lo que posiblemente no sea muy necesario asearlo. En caso de que sí lo fuera lo más correcto es utilizar una esponja mojada para limpiarlo.

Siempre debemos de estar atentos a nuestro hámster y debemos de ser capaces de darnos cuenta de si es necesaria una visita al veterinario. Para ello sólo tenemos que fijarnos en su comportamiento y ello nos dará la pista de lo que debemos hacer:

  • No tiene apetito.
  • No se mueve de un rincón de la jaula.
  • Duerme más de lo habitual.
  • Se encuentra agresivo.

Ante cualquier signo de los anteriores lo mejor es hacer una revisión para que nos puedan dar un diagnóstico de lo que le puede estar pasando.

A parte de todas estas recomendaciones, también puede ser recomendable dejar salir a nuestro hámster de la jaula para que pueda corretear un poco por la casa. Esto no lo debemos de hacer con todas las razas de hámster ya que en el caso del chino o del de Roborowski son tan rápidos es muy difícil volver a cogerlos. Sin embargo si el hámster es dorado, siberiano o ruso podemos soltarlo para que pueda pasear libremente, siempre que nos hayamos asegurado antes de que no existe ningún peligro por casa que pueda dañarlo ni de que haya puertas que no estén bien cerradas, etc.

Para su diversión además podemos meter en la jaula una rueda o cualquier juguete con el que pueda entretenerse siempre y cuando estén limpios.